Cómo confiar sus secretos a un sanador – Guía para una comunicación segura

Cuando se trata de lo sobrenatural, las cosas pueden ser un poco complicadas. Incluso el más poderoso de los seres puede no ser capaz de resistir la tentación de abusar de sus poderes para el mal. Para protegerte a ti mismo y a los que te importan, tendrás que aprender a confiar en tus sentimientos, tus instintos y tus instintos de sanador. Aquí tienes algunos consejos sobre cómo confiar tus secretos a un sanador.

Definir el problema

Antes de confiar en un sanador, hay que definir el problema que hay que resolver. Si hay algún peligro, es importante hablar con el curandero sobre la mejor manera de abordar y resolver el problema. Si no tienes una respuesta para el problema, es mejor no confiar en el curandero.

Busque señales de abuso

Cuando confíes a alguien tu información más personal, es importante que busques signos de abuso. Si el sanador ha sido acusado alguna vez de un delito, si es conocido por ser violento o abusivo con sus pacientes, o si tiene algún esqueleto en el armario, probablemente sea mejor no darle la oportunidad de trabajar con usted.

Si el sanador es nuevo en lo sobrenatural y no tiene ninguna experiencia en ello, también es mejor no confiar en él. Hay muchas estafas por ahí que pueden involucrar a personas que utilizan lo sobrenatural para dañar a otros. Si no sabes quién es el curandero o de qué es capaz, puedes ser vulnerable a sus intentos de estafa.

No dejes que el curandero cambie tus palabras

Si confías en un sanador, asegúrate de preguntarle exactamente lo que va a decir. Esto te ayudará a protegerte de cualquier posible abuso. Si el sanador no sabe la respuesta a tu pregunta, es posible que no pueda ofrecer una comunicación precisa y segura.

No dejes que el sanador controle tus emociones

Asegúrate de mantener tus emociones bajo control cuando te comuniques con un sanador. Si te dejas influenciar por las palabras o los sentimientos del sanador, podrías resultar fácilmente dañado o herido por su poder.

Prepárate para lo inesperado

Es posible que el sanador no haga lo que tú esperas que haga. Prepárate para esta posibilidad y ten un plan para afrontarla. Si el sanador hace algo que te sorprende, no temas utilizar la fuerza o la violencia si es necesario.

Pida detalles antes de tomar una decisión

Cuando se trata de lo sobrenatural, es importante tener lo más claro posible lo que quieres del sanador. Si no estás seguro, pide más información antes de tomar una decisión. Esto ayudará al sanador a entender tus necesidades y evitará posibles malentendidos.

Si no estás seguro de algo, pide la opinión del sanador. Un terapeuta u otro profesional puede proporcionar una comprensión más precisa de lo que estás pidiendo.

Prepárate para una respuesta

Si el sanador es profesional, es probable que pueda dar una respuesta que satisfaga tus expectativas. Sin embargo, si el sanador no es profesional o es desconocido, siempre debes estar preparado para una respuesta que puede no satisfacer tus expectativas.

Sé respetuoso

Es importante ser respetuoso con el proceso de curación. Si no te sientes cómodo con algo, no le pidas al sanador que realice una operación con la que no te sientas cómodo. Respeta su tiempo y espacio mientras trabaja.

Asegúrate de que tu sanador sepa que estás bien

Antes de dar a tu sanador acceso a cualquier información personal, asegúrate de que estás bien. Esto le ayudará a entender mejor lo que pasa por tu cabeza y también evitará que haga algo que pueda perjudicarte.

Si no estás bien, es importante que seas sincero con tu sanador. Es posible que no pueda ayudarte si no sabe lo que te pasa. Si no puedes decírselo, puede que se vea obligado a hacerte algo perjudicial para averiguarlo.

Asegúrate de que tu sanador sabe que confías plenamente en él. Esto ayudará a mantener la comunicación abierta y a evitar posibles malentendidos.

Conclusión

Cuando te comuniques con un sanador, es importante tener en cuenta el problema, los signos de abuso y el hecho de que tú no eres el mensaje original. Debes estar seguro de que el sanador no está intentando cambiar tus palabras o hacerte sentir incómodo, y nunca debes dejar que lo haga. Si sientes que estás en peligro, o si te preocupa la seguridad del sanador, no te comuniques con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.